Política de devoluciones y reembolsos

Condiciones generales de venta

Aplicación de las presentes Condiciones

Las presentes Condiciones se aplicarán a todos los suministros de bienes o servicios realizados por Pídeme lo que quieras, al cliente, así como todos los contratos pertenecientes a los mismos y las actividades relacionadas con ellos, todos ellos de naturaleza preparatoria, como ofertas, confirmaciones de pedido y entregas.

Rechazamos explícitamente la aplicación de cualquier término o condición general o específico del cliente.

Pídeme lo que quieras, se reserva el derecho de modificar las presentes Condiciones Generales en cualquier momento. 

El cliente no tendrá derecho al reembolso de los gastos que le hubiera ocasionado la devolución de productos.

Ninguna oferta ni presupuesto (de precios) realizado o presentado en nombre o representación de Pídeme lo que quieras, conlleva ningún compromiso, y solo se considerarán como una invitación a realizar un pedido.

Todas las declaraciones realizadas por Pídeme lo que quieras, acerca de precios, números, medidas, pesos u otras especificaciones de productos se realizan con precisión, pero no son vinculantes. Esta no puede garantizar que no se produzcan desviaciones a este respecto.

Desde el momento de entrega, los bienes suministrados correrán por cuenta y riesgo del cliente.

Las fechas de entrega comunicadas nunca se considerarán fechas límite. En caso de cualquier declaración de incumplimiento realizada por el cliente acerca de una entrega retrasada, deberá ratificarla o confirmarla Pídeme lo que quieras, conforme dicho incumplimiento, deberá concederse un periodo de tiempo razonable para la entrega.

En caso de que se supere el periodo de entrega razonable, el cliente no tendrá derecho a ninguna indemnización. 

Las mercancías se entregarán a portes pagados y cargados al cliente en la factura, de manera que Pídeme lo que quieras contratará los medios de transporte necesarios para la entrega de los productos, declarándose expresamente no responsable por el resultado del transporte, de los daños que el mismo pueda suponer en los productos o en terceros.

Pídeme lo que quieras cargará en la factura del cliente los costes presupuestados por la empresa transportista para la entrega de los productos.

Asimismo, y respecto al transporte, son obligaciones del cliente:

Asumir todos los riesgos de pérdida o daño de los productos objeto de la relación contractual desde el momento en que hayan salido del almacén.

Pagar cualquier otro gasto adicional que se produzca, en el caso de que el transporte no llegue en el plazo estipulado, o no pueda hacerse cargo de la mercancía, o porque el cliente no haya dado el aviso adecuado.

El cliente inspeccionará los bienes suministrados con todo el cuidado posible inmediatamente a su llegada. Cualquier reclamación por fallos en el funcionamiento o defectos se comunicará a Pídeme lo que quieras, por escrito en un plazo máximo de ocho días laborables tras la entrega. 

Pídeme lo que quieras, considera la reclamación justificada, y en la medida en que así sea, exclusivamente estará obligada a su discreción a reparar el defecto o defectos, o a sustituir la mercancía defectuosa, sin que el cliente pueda además reivindicar ningún derecho a compensación de ningún tipo.

El cliente no será libre para devolver los productos antes de que Pídeme lo que quieras, haya dado su consentimiento por escrito. El transporte se realizará siempre por cuenta y riesgo del cliente, con excepciones.

Pídeme lo que quieras no se hará responsable bajo ningún concepto ni en ningún caso ante las hipotéticas reclamaciones que puedan derivarse de un uso injurioso o inadecuado de los productos suministrados o cuando estos hayan sido modificados o manipulados sin su expreso consentimiento manifestado por escrito. El cliente se responsabiliza de la finalidad de uso de los productos, sus limitaciones, y, en su caso, la no homologación de los mismos para el tráfico y consecuentemente, su carácter meramente decorativo, con el fin de mantener indemne a Pídeme lo que quieras respecto de reclamaciones.

Pídeme lo que quieras puede realizar, entre otras cosas, modificaciones en los precios, si, entre el momento en que se presenta la oferta y el momento en que se efectúa el pago, se han producido cambios significativos en los precios con respecto, por ejemplo, a tipos de cambio,  materias primas, productos semimanufacturados, material de embalaje, etc.

Los precios que aplica Pídeme lo que quieras  incluyen IVA,  pero no así las tasa de gastos de envío y o devolución. Todos estos gastos excluidos serán de cuenta del cliente.

Pídeme lo que quieras, nunca será responsable de ningún daño (adicional), incluidos los daños indirectos, y no estará obligada a pagar los daños causados por la interrupción del negocio, lucro cesante, daños debidos a accidentes personales, daños derivados de reclamaciones de terceros presentadas contra el cliente, o cualquier otro daño de cualquier naturaleza.

De acuerdo con la Ley 22/1994 de Responsabilidad Civil por los Daños causados por Productos Defectuosos, Pídeme lo que quieras. Estará totalmente exenta de responsabilidad, en todo caso y ante cualquier daño producido por productos defectuosos, recayendo la misma sobre el fabricante.

Pídeme lo que quieras, no será responsable de ningún daño de cualquier naturaleza que se derive o esté causado por el uso del producto suministrado o porque no sea apto para el fin para el que el cliente lo ha utilizado, no garantiza los artículos, ni su comerciabilidad ni su adecuación para un fin específico. Los fabricantes facilitan sus propias garantías y la mayoría de ellos no permite a los distribuidores que realicen ajustes, sustituyan piezas o acepten devoluciones o cambios de artículos defectuosos o que no satisfagan al cliente. Por tanto, se ruega que sigan las instrucciones de la garantía cuando el fabricante las facilite. Cualquier daño derivado del diseño o fabricación de cualquier artículo es responsabilidad exclusiva del fabricante. En cualquier caso, la responsabilidad que pudiera derivarse del daño causado por productos defectuosos se establecerá por la Ley 22/1994 de Responsabilidad Civil por Daños causados por Productos Defectuosos.

Pídeme lo que quieras declina toda responsabilidad por daños directos, indirectos, físicos o materiales debidos al uso incorrectos de nuestros productos y garantiza, según su juicio incuestionable, la reparación o sustitución de sus artículos defectuosos.

Pídeme lo que quieras se reserva el derecho a modificar en cualquier momento los artículos que aparecen en su web.

El cliente asegura que, en función de la aplicación, él mismo, el intermediario o el usuario final garantizarán que:

  • los productos están almacenados en un lugar adecuado;

  • los productos no se han modificado ni alterado;

  • el número de serie o la fecha de producción no se han modificado ni alterado;

  • los productos se utilizan normalmente y con cuidado para el fin para el que fueron diseñados;

  • los productos se mantienen de forma regular y adecuada;

  • las instrucciones para el uso y el mantenimiento facilitadas por el fabricante o Pídeme lo que quieras se cumplen en todo momento.